Al cumplirse un año de la partida a la eternidad del doctor Jaime Mejía Rosado, en un acto muy solemne para la familia Rosado, amigos y demás familiares se hizo la develación del primer microscopio que llego a Riohacha y al departamento la Guajira, propiedad del Dr. Mejía (QEPD), como parte del gran legado que dejó a la comunidad para que este sea apreciado en el museo que se encuentra en centro cultural del Departamento, esta gestión gracias a la gobernación de La Guajira, la dirección de Cultura departamental, la Federación Médica colombiana, colegio médico de la Guajira.

En el departamento de La Guajira, especialmente en la   Ciudad de Riohacha, han existido excelentes profesionales en el área de la salud quienes han logrado servir a la comunidad como lo fue el doctor Jaime Mejía Rosado, quien dedico 50 años de su vida al ejercicio de la bacteriología y quien partió de este mundo el 3 de agosto de 2021.

El doctor Mejía, durante su vida familiar se dispuso a brindar el mejor de los ejemplos a sus hijos Cupertina Mejía (QEPD) Edgar, Gloria, Miriam, Zenith, Ana, Jaime Eduardo, Jaime José, Fanny Ester, logrando un gran éxito en su formación profesional y en la vocación de servicio en el área de la salud 3 se desempeñan como médicos, una odontóloga, una bacterióloga, un docente, y un profesional en comercio exterior.

Para la Federación Médica colombiana, Colegio Médico de la Guajira, y el colegio de bacteriólogos de La Guajira, es un motivo de gran orgullo que se pueda hacer este importante aporte a la cultura, por parte de quien logró ayudar en el diagnóstico y posterior tratamiento de muchos pacientes el Doctor Mejía, considerado para el gremio de la salud un hito en la historia de la salud pública de La Guajira.

Aunque hoy lastimosamente no se encuentre presente el doctor Mejía, pero quedará en la memoria de muchas personas el ejemplo y el resultado que surge después de muchas horas de estudio, sacrificios económicos, para poder lograr alcanzar la meta de poder servir con vocación a los que más lo necesitan.

Por: Erika Romero.