Este martes en el retorno de las sesiones ordinarias del Concejo de Bogotá, la Plenaria aprobó en segundo debate, con 34 votos a favor y uno en contra, el Proyecto de Acuerdo que fortalecerá el sector del cannabis medicinal, cosmético e industrial en Bogotá y la Región Metropolitana y ahora pasará a sanción de la alcaldesa Claudia López.

Además, gracias a este proyecto se incentivará la investigación con fines científicos desde el Distrito, así como transformación de la infraestructura en laboratorios en la ciudad y la explotación de la capacidad de cultivo cannábico de Bogotá-región.

Gracias a este articulado aprobado, la Administración Distrital, en cabeza de la Secretaría de Desarrollo, debe trabajar en el fortalecimiento económico y de competencias del sector, la generación de medidas de sensibilización con ciudadanía y fuerza pública, la promoción de la asociatividad entre pequeños y medianos agricultores para tener el primer cluster de cannabis del país, e impulsar la investigación, el desarrollo y la innovación para este sector.

“Este es el primer proyecto de una agenda normativa en contra de la estigmatización del uso de psicoactivos con la que estoy comprometido”, indicó el concejal del Nuevo Liberalismo.

Para Baena, la industria del cannabis legal está teniendo un crecimiento acelerado y el país podría llegar a ser una potencia farmacéutica en cannabis.

“Este sector será fundamental en el proceso de reactivación económica del país. Pero también debemos superar los dilemas respecto a lo relacionado con la planta y entender que tiene propiedades medicinales para la cura de muchas enfermedades como la artritis, epilepsia, VIH, dolor crónico y el Alzheimer, entre otros”, aseguró el cabildante.

El concejal Carlos Carrillo, también autor de la iniciativa, indicó que el proyecto busca enviar un buen mensaje que establezca lineamientos para la sensibilización alrededor de la industria del cannabis. “Celebro las dos ponencias positivas, este proyecto de acuerdo, no tiene nada que ver con el uso recreativo del cannabis, que creo yo, es algo que debe permitirse sin ninguna restricción, pero esa es mi posición personal, en este caso lo que hablamos es de lo que se puede hacer en términos económicos con esta industria en su uso medicinal, pero también cosmético e industrial”, dijo.

Por su parte, para el concejal Diego Cancino: “el tema es fundamental, porque replantea la ruta en un enfoque a una política de drogas alternativa, es fundamental, porque en el fondo lo que está promoviendo es una transformación cultural, donde está entroncada también la cultura ciudadana. Este proyecto de acuerdo es una apuesta que tiene una excusa pedagógica y se en ruta en la política de drogas, que claramente ha sido un fracaso”.

De otro lado, la cabildante del Centro Democrático, Diana Diago, afirmó que “aquí no se está hablando de legalización de la droga, aquí se está hablando es de fortalecer un tema científico. Es un proyecto de acuerdo que busca es precisamente apoyar los temas medicinales, cosméticos e industriales, porque si esto fuera un proyecto de legalización de las drogas, primero no tenemos la competencia, pero si así lo llegara a ser, claramente votaría no”.

Una voz en contra del proyecto fue la del concejal Nelson Cubides, quien señaló que no se encontraba de acuerdo con algunos elementos que están planteados en la iniciativa y agregó: “Aquí estamos frente a un debate que tiene una misma moneda con dos caras, una cara que tiene la mata que mata y la otra cara que tiene la mata que sana. De manera ilegal se llevó a que tuviéramos toda una industria de narcotráfico, de violencia, de terrorismo, de violación de Derechos Humanos, es una cara que es evidente y que no se puede banalizar, porque no la podemos tratar de tapar para tratar de minimizar y ahora exaltar unas bondades que hay”.

Este proyecto recoge las solicitudes de pequeños y medianos empresarios, que ven la necesidad de ser bancarizados y acceder a créditos para fortalecer sus negocios. Expertos aseguran que Colombia podría ser una potencia farmacéutica en cannabis, superando las exportaciones de cacao, caucho y manufacturas.

De acuerdo con cifras entregadas por el concejal Baena y basadas en proyecciones de Fedesarrollo, para 2019 existían alrededor de 1.510 empleos en la industrial del cannabis medicinal del país. Para 2025 esa cifra podría alcanzar los 12.031 empleos y para 2030 cerca de 41.748 empleos.

Así mismo, se prevé que las proyecciones de crecimiento del mercado mundial del cannabis legal, posiblemente estarían pasando de un 7% en el 2018 a un mercado legal del 44% para 2025.

Foto: Concejo de Bogotá
Tomado de Semana.com